Ir a la versión para discapacitados visuales
Tamaño de fuente
A A A
Esquema de color
a
a
a
Imágenes
Maximizar panel

Redes sociales

Faro en las calles

­­

­

­

­

­

­

Volver a la lista

DOS FRIDAS: El deseo mimético de Judit 

A Clarissa. 

 Gracias por la enseñanza.


La noche de ayer tuve la oportunidad de presenciar en la sala 2 de la Cineteca Nacional la película mexicana “Dos Fridas” de la directora Ishtar Yasin, película que ha sido galardonada con múltiples premios en festivales internacionales. Dos Fridas, nos cuenta la historia de Judit Ferreto, quien fuera la última enfermera de Frida Khalo. De origen costarricense, Judit llega a la casa de Coyoacán para ayudar en sus últimos años a Frida, tanta fue su convivencia que Judit nunca termino de superar a la pintora y a su bohemia, concluyó mimetizándose con ella aún después de la muerte de Khalo.

La película Ishtar cuenta con grandes valores estéticos y narrativos, no es de extrañar el grandioso recibimiento que ha tenido en otros países.

La historia de Ishtar comienza con un diseño tipográfico de los créditos que nos remonta a la escritura de Frida, mientras vemos como Judit camina por la calle, la cual es demasiada contemporánea para la edad que debería de tener un personaje que vivió en los 40 su juventud, esta incongruencia temporal da un salto visual y de verosimilitud. Sin embargo, el salto de transiciones a la siguiente secuencia nos va demostrando el mimetismo que tiene abiertamente Judit con Frida.

Durante esta primer secuencia Judit sufre un accidente que le deja fracturada la columna, así como a Frida, en ese punto podemos pensar, ¡Que ironía! Le paso justo como a quien cuidaba. Sin embargo, conforme va avanzando la película, la percepción cambia y comienza el cuestionamiento, ¿Ella deseaba que pasara? La respuesta es sí, analizando la primera secuencia, se llega a la conclusión de que el accidente no solo fue un hecho desafortunado, en donde el auto se sube a la banqueta y arroya a Judit, sino al observar la mirada perdida de ella, se puede deducir, ella buscaba el accidente, quizá para morir, quizá para sentir lo que Frida sentía, para sentir el dolor y poder vivir en carne propia lo que Frida padeció.

En las secuencias subsiguientes, las tomas y el montaje paralelo que se muestra, nos devela no solo un lenguaje cinematográfico, sino que por medio de este se ve el mimetismo de ambos personajes, convergen en un mismo universo en tiempos distintos y por ende el sufrimiento no es heredado sino imitado. Basta con observar el plano cenital, la paleta de colores e incluso la dirección de los personajes en las que están colocados para deducir esto.

Judith comienza su dialogo con una cita de Frida, puesta en él una mirada melancólica y apesadumbrada. A partir de transiciones y montaje temporal, conocemos la dinámica que tuvo Judit con Frida, cada movimiento corporal de la pintora está grabado en la mente de Judit y en su soledad los lleva a cabo. Tal es su deseo que añora no la convivencia con Frida, sino ser la mismaFrida. Esto se manifiesta no solo en las acciones explicitas del personaje, sino en las implícitas, en los códigos visuales y del diseño de producción. Mientras vemos el arte y los planos en cada toma, mismos que están llenos de plasticidad, pues intentan llegar a la mimesis del arte de Khalo, podemos concertar que Judit cada vez más comienza a tener es abierta metamorfosis mimética que ha sobre pasado el deseo admirativo, por el deseo de ¿“suplantar”? Es decir, Judit no desea suplantar a la mítica pintora, sino ser ella, como lo confirma hacia el final de la historia.

Esta forma de deseo por el que atraviesa Judit lo explica Girad de la siguiente manera “El héroe del deseo derivado trata de conquistar el ser del modelo mediante una imitación tan fiel como sea posible. Si este héroe viviera en el mismo universo que el modelo, en lugar de estar separado de él para siempre por toda la distancia del mito o de la historia… llegaría precisamente a desear el mismo objeto de deseo” (Girad René, Geometrías del deseo, sexto piso, 2012, 1ed) A diferencia del rencor que profesa Girad en su teoría, Judit, precisamente no manifiesta ningún rencor hacia Frida, sino una admiración que se vuelve deseo y que vive imaginariamente.

Con lo referente a lo que dice Girard, Judit trata precisamente de conquistar, pero ya no a Frida, sino a su entorno, un entorno inexistente, ya muerto. Sin embargo, el lenguaje cinematográfico nos dice más, la ambientación que Judit manifiesta en un rincón de su habitación, la cual no corresponde a la época con Frida, sino más moderna, es el único rincón tangible que tiene de poder revivir esos momentos dorados y ser cada noche Frida Khalo. En este universo pequeño que comparte ilusoriamente con Frida, el deseo que tenía Khalo por Diego su vuelve parte del deseo ahora de Judit, Judit deja de ser ella cada noche para ser Frida.

Por medio de tomas y transiciones, podemos observar las posturas de Khalo, el trato enérgico y amor que tiene por Judit, amor que es compensado hasta el deseo. Cada plano subsecuente en la historia nos da muestra de la mimesis, ejemplo claro es la uniceja que Judit se pinta mirándose en el espejo, su cariño hacia Citali, nieta de Capulina, la cual era perrita de Frida y otros símbolos más que son claras muestras de un deseo mimético que no es cosa de literatura o de pintura, fue una ficción cinematográfica que ocurrió realmente.

Ishtar nos muestra una historia de muerte y vida, de dolor físico y emocional, este dolor emocional ahora impuesto por el deseo, algo que ya anteponían los budistas hace 2600 años, ya que todo deseo lleva a la consecución de más deseo, nunca hay satisfacción, cuando se cumple ese deseo hay una satisfacción aparente, sin embargo, como todo cambia, los deseos también y estos crecen, esto provoca más sufrimiento. Sufrimiento por el que pasa Judit y el cual alivia con la llegada de la muerte, a la cual le huye diariamente y que es complementado con el comportamiento de Frida hacia la misma muerte.

Dos Fridas hace alusión a la obra de Khalo, irónicamente nunca la vemos, ya que no hace falta. Tenemos frente a nosotros a las dos Fridas, que al final de la historia, durante ese viaje por el Mictlan, solo nos queda una. 

Заголовок

Вы можете выбрать стиль текста, его начертание и цвет

¿Qué más hay?

Tenemos programa los Miércoles a las 18.00 hrs. por Radio faro 90.1 FM o www.farodeoriente.com/radiofaro.Jueves a las 18:00 hrs. por www.bytesradio.com

Esperen notas y reseñas en esta página al igual que cápsulas y entrevistas en nuestras plataformas de mixcloud.

Y en cartelera...

Redes sociales

Redes sociales

© 2016 Pagina.mx 

Faro en las calles

­­

­

­

­

­

­

Escribenos