Ir a la versión para discapacitados visuales
Tamaño de fuente
A A A
Esquema de color
a
a
a
Imágenes
Maximizar panel

Redes sociales

Faro en las calles

­­

­

­

­

­

­

Patrick Miller: El EDC de tus Papas
¡Los 80´s no deben morir nunca! Mucho se habla de esa gloriosa época de donde proviene la mejor música, contamos con grandes bandas y canciones que han vivido por generaciones, pero, ¿qué hay del baile de esa década
¡Los 80´s no deben morir nunca! Mucho se habla de esa gloriosa época de donde proviene la mejor música, contamos con grandes bandas y canciones que han vivido por generaciones, pero, ¿qué hay del baile de esa década

Texto: Noemí Hernández

Foto: @luck_sky100

¡Los 80´s no deben morir nunca! Mucho se habla de esa gloriosa época de donde proviene la mejor música, contamos con grandes bandas y canciones que han vivido por generaciones, pero, ¿qué hay del baile de esa década

Bueno, pues no todo era rock y rebeldía, también existieron las discotecas donde se bailaba con el corazón y hasta el amanecer. El pasado sábado 02 de marzo el Palacio de los Deportes se convirtió en una pista de baile, con una enorme bola disco para estar ad hoc al evento.

La noche pintaba para ser bastante larga, a pesar de que el evento empezaría alrededor de las 23:00 horas, desde mucho antes la gente empezó a llegar, con todo tipo de atuendos, desde ropa gótica, lentejuelas, lentes y playeras con leds, prendas satinadas, colores llamativos y sobre todo muchísima actitud. El Palacio retumbaba con High energy, dentro ya se veía gente sacando sus mejores pasos, era toda una fiesta. En la pista había varios grupos de personas formando círculos en los que se turnaban para pasar a demostrar sus dotes de bailarines, el ambiente era increíble, era como una conexión inexplicable entre todos ellos, mientras muchos bailaban unos más sólo disfrutaban la música, nadie juzgaba a nadie todos podían disfrutar como mejor les placiera, ojalá el resto de los festivales se llenara de esta tolerancia entre los asistentes.

Otra de las maravillas del evento era poder ver gente de todas las edades, familias completas asistiendo juntos, grupos de amigos, parejas, esta música trasciende por generaciones. Este festival llegó para quedarse, y esperamos que por mucho, necesitamos más de esa buena vibra en el mundo.

PD: Hasta el de las chelas sacó sus pasos.