Ir a la versión para discapacitados visuales
Tamaño de fuente
A A A
Esquema de color
a
a
a
Imágenes
Maximizar panel

Redes sociales

Faro en las calles

­­

­

­

­

­

­

Monkeybee Festival: Fiesta en la jungla.
Checa la reseña de la primera edición del Monkeybee Festival en el Sala Puebla. Reseña: Le Mexican. Fotos: @luck_sky100/Noemí Hernández
Checa la reseña de la primera edición del Monkeybee Festival en el Sala Puebla. Reseña: Le Mexican. Fotos: @luck_sky100/Noemí Hernández

Por fin sucedió, la fiesta más grande que reunió a bandas de diferentes propuestas y que nos entregó sorpresas y sensaciones.

Monkeybee nos entregó una noche con grandes bandas, nacionales e internacionales, desde los chicos de The Froys desquitando su sonido garage con visuales alucinantes hasta el garaje punk de The Cynics con guitarras fuertes y voces salvajes.

Desde las tornamesas con DJ Junk Wild amenizo la recepción del festival con vinilos frescos, para los primeros en llegar hubo mezcal y pulque (curado y natural) para empezar la fiesta con buenas bebidas. Inmediatamente después The Froys salió al escenario representando a la escena local de la CDMX listos para alocarse y no aguitarse.

Acid Tongue, liderados por Guy Keltner, presentando parte de lo que será su nuevo material y repasando su álbum debut Babies, con letras introspectivas sobre la vida y la juventud, estos chicos comenzaron a poner el ambiente con teclados psicodélicos y baterías desenfrenadas, un auténtico suspiro de rock and roll de la nueva escuela con elementos de la vieja escuela.

Sin pensarlo y para desatar la furia del mono, Carrion Kids llego, trayendo una hecatombe para lastimarnos, presentando su más reciente álbum, Hacer Daño, gritos de punk acido llevados a la locura y grandes saltos por parte de Rojo y Miguel, un salto final puso a su vocalista entre el público para cantar con los suyos y contagiarse de la fiebre que Monkeybee Festival estaba esparciendo en el aire.

Nuevamente de Seattle, una de las bandas a las que debemos poner atención, Monsterwatch, pisando suelo mexicano por primera vez y con fuertes guitarras, con apenas un EP, pero ya desquitando nuevo material en vivo, lo cual detono una bomba en el escenario con saltos y mucha energía que parecía no tener limite, fuera de control los chicos de Seattle se despidieron con aplausos y el cariño de México.

Tijuana es el lugar más divertido de la tierra según Krusty El Payaso, y San Pedro El Cortes nos demostró que es verdad, con una propuesta de muy punk 8debe ser pues Tijuana es la cuna del punk mexa), haciéndonos disfrutar de un viaje estruendoso y con la presencia de Rulo de Las Pipas De La Paz como invitado a un palomazo, San Pedro El Cortes derribo a todos con su presencia.

Las vibras se pusieron tranquilas y emocionales con Levitation Room, llenando el aire de un suave ritmo psicodélico que mezclaba, jazz, garaje rock y mucho acido para mover el cuerpo al ritmo de los teclados, una banda de Los Angeles que tiene el poder de hacernos levitar.

Con un sonido más alternativo, Together Pangea nos hizo saltar de un lado a otro, abriendo un slam que se detuvo junto con la actuación de los californianos, Pangea es un acto rebelde de rock alternativo sin precedentes y que piso el escenario de SALA para complacer a los gustos más exigentes.

Con una peculiar forma de tocar la batería y un estilo glam/punk-a-billy, Subsonics encanto a la audiencia, con más de veinte años de carrera y ocho placas discográficas, Subsonics se volvió el foco de atención por su actuación depurada y precisa, ostentando un poder de ejecución perfecto y sin fallas.

Dispuestos a ponernos a viajar, Asteroid No. 4 nos sacó de la tierra para explorar sonidos más experimentales mezclados con atmosferas rockeras, estos chicos cuentan con una gran trayectoria, con su primera vez en nuestro país, Asteroid No. 4 se rifo con sus seguidores y con la audiencia regalando botones y un espectáculo digno del viaje más largo hasta las últimas fronteras.

Y para terminar con broche de oro The Cynics, repasando lo mejor de su carrera, con Michael Kastelic disfrutando cada momento del set, haciendo vibrar a los presentes y sin miedo a destruir todo lo que se encontrara a su paso, demostrando que los clásicos nunca mueren y que el garaje punk es un estilo de vida.

Monkeybee Festival es el nuevo festival del que otros eventos deben de aprender, desde la selección de bandas hasta el despliegue de producción, lleno de espíritu y un gran amor a la música.

Este festival es el nuevo grito de rock que esperábamos, para llenarlos los oídos de la mejor música y destruir el cuerpo con los mejores actos. Una bocanada de aire fresco con el alma mas punk de la ciudad.

Esperamos que la segunda edición sea tan llamativa y llena de fuzz como este año.

Muchas gracias a Monkeybee Records por este Festival.