Ir a la versión para discapacitados visuales
Tamaño de fuente
A A A
Esquema de color
a
a
a
Imágenes
Maximizar panel

Redes sociales

Faro en las calles

­­

­

­

­

­

­

Para regresar, tuve que explotar y desintegrar todas mis ideas
¿Cuál es el verdadero problema de ser fan? Reseña/Fotos: @luck_sky100
¿Cuál es el verdadero problema de ser fan? Reseña/Fotos: @luck_sky100

Cuando tu banda de rock nacional favorita está en la cúspide de su creación armónica y sentimental, como noticia de tu ex, de la noche en la mañana decide retirarse de los escenarios; con un público reconocido y grandes nominaciones al igual que favoritismo en los mejores festivales, Bengala se tomó un descanso de 6 años, y no en baldes, nos trajeron nuevo disco.

Todo este tiempo fue demasiado productivo, y el claro ejemplo es el último material titulado “Laberinto”, el cual es una joya tanto en formato digital como en vivo, es innegable ese tema, 7 temas que sabíamos tocarían de principio a fin. La encargada de abrir todo el show en sí, fue “Un Millón de Estrellas”, tema que estresaba a los asistentes por escucharse el teclado deformado durante minutos siendo el llamado de salida, pero que los fans adoptaron como nuevo hit bengalo.

Seguido de estos, nos remontamos en un viaje por el tiempo, al año del 2006 con otro tema que quizás ya había sido guardado en el baúl de recuerdos, “Planeador”. Del disco homónimo, se esperaba mucho, al ser un trip de melancolía, Bengala supo escoger algunas joyas directas para los fans como “Soné o Abril Oneil”, tema súper coreado por los asistentes, pero de este material hablaremos más adelante. 

De los nuevos sencillos, básicamente fueron un poco crudos al presentarlos, en el caso de “Tiempo y Enloquecer” al juntarlas, los que si adoraron los nuevos temas, sin falla, pero algunos renegados que aún no conocían todas las novedades, fue algo extraño y un poco vergonzoso no saber de que hablaban. “Déjala Ir” al ser una de las últimas canciones selectas después del encore, se posiciona como nuevo hit favorito.

En este aspecto, la única excluida fue “Temblor-Eso Soy”, los motivos ¿quién sabe? Pero sigamos con el viaje de la añoranza y del disco “Oro”; dominando un espacio intermedio con “Elefantes y Rey de España” era la dupla perfecta de ese disco, “Me gusta como cuentan chistes tus amigos, los de figuras indeseables…” Coros tan perfectos que no importaba quien sacaba el gallo. Con “Vamos Otra Vez” se dio un punch en la tercera rola. Pero lamentablemente fueron las únicas, ya que se volvió a recuperar con el himno de la banda y antes de cerrar el primer encore, “Cárcel”, que sin duda, fue el momento de éxtasis preferido de la noche.

Del último material antes de que decidieran retirarse de la fama y música, el “Sigue” nos dio tantos temas, que dolió no saber de algunos indispensables como “Eternidad, Lágrimas, Tropecé, Por Un Minuto” y el otro favorito del público, el indispensable de cada show de Bengala, “16”. Siendo sincero, eso me dolió más, no he podido escuchar a Bengala completamente; en los dos shows sorpresas del 2018 no supe que pedo, en Insurgentes tocaron 4 rolas, algo muy obvio por la promoción, no fui al Terra Beat pero me contaron que ahí tampoco la tocaron, y en Vive Latino sólo tuve oportunidad de tomar foto las primeras 3 rolas, no sé si han estado ignorando esta joya en sus setlits o si sólo fue en esta ocasión pero ¡¿QUÉ PEDO DIEGO?! “16” me hizo llorar.

Como ejemplos de frustraciones tuve al no escuchar “Pla Pla Pla, Corto Cartucho y Fuiste”, pero es la pregunta inicial. ¿Cuál es el verdadero problema de ser un fan? Que tu banda no toque todo lo que amas. Aunque también comprendes porque sacar del baúl rolitas como “A Cero, Mientes o Mal Incurable”, porque para ellos tienen un significado diferente, son de las primeras de su carrera, pero pues como fan sigo frustrado.

¿O no raza? Pero dejando las quejas (que están bien justificadas porque con ese piano bien pudieron tocar 16), la noche de ayer fue tan sólo un ejemplo de cómo podría ser el show perfecto de Bengala, aún el orden pudo alterar, a veces quería llorar contando “Otra vezzzzz dejaré que te vayas y no te diré nadaaaa…” y “…el viaje en el silencio, es eterno y tiene fin..” de una manera consecutiva y no tan abrupta en desorden.