Ir a la versión para discapacitados visuales
Tamaño de fuente
A A A
Esquema de color
a
a
a
Imágenes
Maximizar panel

Redes sociales

Faro en las calles

­­

­

­

­

­

­

LA NOCHE QUE NORUEGA RETUMBÓ EN EL PLAZA
Otro año en el que Kakkmaddafaka alborota al Plaza y hace que sus fans aprendan nuevas rolas. Checa la reseña por Noemí Hernández y fotos de @luck_sky100
Otro año en el que Kakkmaddafaka alborota al Plaza y hace que sus fans aprendan nuevas rolas. Checa la reseña por Noemí Hernández y fotos de @luck_sky100

Un viernes con tanta actitud que ni la lluvia podía arruinarlo, así fue como la gente llegaba poco a poco a nuestro querido Plaza Condesa, y es que este evento era de los más esperados, después de sus presentaciones en Monterrey y Guadalajara era bastante justo que tuviéramos a Kakkmaddafakka en la ciudad de México.

Los encargados de abrir la noche fueron los mexas Bobui, estos chicos originarios de Colima llenaron el Plaza con sus notas de indie rock. Su sonido nos cautivó preparándonos para una intensa noche.

Así fue como a las 9 Axel Vindenes, Pal Vindenes y compañía saltaron al escenario (literalmente) para empezar el show, nuestros noruegos consentidos tienen una energía que se contagia, así que desde la primer canción “Touching” (de su álbum Hest) el público empezó a saltar de tal forma que era perceptible en el suelo. Gritos, saltos y coros no se hicieron esperar y hasta pudimos ver una bandera de México ser levantada.

El setlist continuó con las canciones del nuevo álbum Diplomacy, mismas que los fans también cantaron, así que brincamos con “Runaway Girl”, y cantamos a todo pulmón “Sin”.

Sus letras son tan variadas que te dejan satisfecho no importa tu situación amorosa, podemos romancear un poco con “Frecuency” o “Naked blue”, y por supuesto cantar con todo el feeling “Forever alone”, una de las melodías más queridas por el público (¿por qué será?).

La noche avanzó muy rápido entre un mar de emociones que se alternaban entre saltos y bailes con intermedios de recesos para recuperar el aire y seguir. Un ambiente de euforia acompañó todo el concierto y la banda lo notó, si bien de por sí ellos son un crack en el escenario ver a la gente los motivaba más, se notaban felices y lo dejaron todo en el escenario, de principio a fin.

¡Nada mejor que un viernes de fiesta en el plaza!