Ir a la versión para discapacitados visuales
Tamaño de fuente
A A A
Esquema de color
a
a
a
Imágenes
Maximizar panel

Redes sociales

Faro en las calles

­­

­

­

­

­

­

El Primer Festival Anónimo
Image description

 

La primera edición del Festival Anónimo se realizó el pasado sábado 3 de Junio en el Pepsi Center WTC, nuestro reportero César Jiménez estuvo escuchando todo tipo de distinción musical, pero se enfocó en traernos las bandas emergentes, los grupos innovadores y el talento próximo a ser headliner, conoce esa otra perspectiva del festival, lo bueno y malo de la organización, ventajas y desventajas del público; muchos hablan de Porter o los Amigos Invisibles, pero hubo más talento latino antes de ellos.

Xato

Daniela Spalla

Juan Pablo Vega

Zoviet

Zoviet

Porter

 

Xato:

La banda comenzó a tocar y para mí fue sorprendente la perfecta ecualización y potencia que tenía la batería del escenario principal, sin dejar de lado la profundidad y el cuerpo que tenía el bombo, las cosas malas comenzaron a aparecer desde aquí, ya que en las pantallas gigantes situadas a ambos lados del escenario principal, estaban proyectando al mismo tiempo el final de champions lige, y yo no sé si se debió a eso, pero no lograron capturar la atención de la audiencia que iba llegando, el público estaba parado frente al escenario y la banda estaba tocando, pero la audiencia solo miraba las pantallas gigantes, además, en ningún momento los músicos se comunicaron con el público ni con la mirada, durante toda su presentación no dijeron ni una sola palabra, no tenían micrófonos, fue una presentación totalmente instrumental, la ecualización del bajo era muy pastosa y saturada, la comunicación entre ellos tampoco existió nunca, no parecían sentirse cómodos en el escenario y se percibían muy dispersos, como si hubiera varios escenarios en uno solo, los visuales proyectados detrás del escenario no me permitieron ubicar una imagen definida que permaneciera fácilmente en mi memoria, pero me gustó el detalle de incluir geometría sagrada en ellos, los sintetizadores fueron maravillosos, muy profundos e inesperados.

Podría decir que la propuesta musical de “Xato” es muy buena, pero no es para todo público, ya que considero su proyecto musical intelectual, digerible, pero aun así intelectual, y aún más intelectual para una audiencia superficial que solo fue a ver a bandas con más renombre como “Technicolor Fabrics” y “Los amigos invisibles”, ya que a estas personas les interesó más el futbol, eran las 2:00 pm y en ese momento había en el recinto alrededor de 100 personas, pero aproximadamente solo miraban con atención el escenario 15 personas. La banda no hizo pausas entre canción y canción, desde mi perspectiva personal y como músico, creo que hicieron un gran trabajo técnico y musical, en donde realmente fueron notables las horas de composición y ensayo que debieron invertir para presentarse en aquel escenario, personalmente su música me gustó, es perfecta para escucharla a todo volumen, estando solo y a oscuras en tu habitación, pero estuvo muy fuera de lugar en un festival de este tipo, considero que un festival de música independiente debería tener más cuidado en seleccionar y ubicar al tipo de personas al que va dirigido el evento.

Baltazar:

Comenzó con una terrible entrada visual por parte de los músicos, ya que entraron al escenario como si fueran parte del staff, sin embargo su impecable y creativa imagen de vestuario impuso presencia inmediatamente en el escenario, esta vez sí había movimiento y comodidad de los músicos en el escenario, realmente proyectaron e interpretaron su música, para esta banda si se apagaron las luces generales y lucieron mucho más las luces del escenario, (a Xato le negaron ese recurso escénico), la imagen de sus vestuarios es misteriosa, oscura e intelectual, yo los describo como “monjes judíos paganos”, lograron capturar la atención del público, sin embargo como por la cuarta canción la audiencia comenzó a mirar de nuevo el futbol, el vocalista principal carecía de dicción y muchas veces el mensaje se perdió, una buena parte del público, pero no toda, si reconocía sus canciones y también las coreaba, la banda no tiene bajista, el bajo lo toca el vocalista principal con su sintetizador, y eso me pareció osado e innovador, tenían buena comunicación entre ellos, pero solo por iniciativa de uno de los guitarristas.

Muchas gracias, nosotros somos Baltazar”, “Gracias a todos por venir”, “Gracias por venir” “Gracias a todos los del festival anónimo, nosotros fuimos Baltazar, muchas gracias” (esas fueron todas las palabras que utilizaron durante toda su presentación para hacer conexión con la gente), me molestó que agrupaciones relativamente nuevas, no tuvieran la preocupación por conectarse realmente con la gente que estaba ahí, y que crean que hacer un buen papel musicalmente es suficiente.

“Muchas gracias, nosotros somos Baltazar”, “Gracias a todos por venir”, “Gracias por venir” “Gracias a todos los del festival anónimo, nosotros fuimos Baltazar, muchas gracias” (esas fueron todas las palabras que utilizaron durante toda su presentación para hacer conexión con la gente), me molestó que agrupaciones relativamente nuevas, no tuvieran la preocupación por conectarse realmente con la gente que estaba ahí, y que crean que hacer un buen papel musicalmente es suficiente.

La atmósfera que lograron con los coros de las 3 voces juntas de Baltazar, fue mágica, realmente explotaron al máximo su creatividad vocal en la composición de esas profundas armonías, los matices de las canciones fueron brillantemente claros, hubo constante comunicación entre los músicos y el staff, por continuos problemas técnicos con el sistema de monitorización, el ingeniero de luces supo cómo enriquecer la interpretación de Baltazar, al coordinar las luces con el beat del bombo en algunas canciones. Algo que me gusto de los músicos, fue que realmente disfrutaron su interpretación, sin perder de vista los detalles de su ejecución. Cerraron su aparición con su sencillo: “Lluvia”, cuando terminaron de tocar se despidieron e inmediatamente el público comenzó a pedir otra canción, pero fueron rechazados por la prisa de un festival de este tipo. 

Yogui:

A mi parecer la imagen que proyectó el grupo sobre el escenario fue descuidada, excepto por el vocalista que asemejaba con su imagen un tributo a Ian Curtis, el público gritaba y bailaba, su ritmo me hizo bailar en más de una ocasión, esta vez note más distintivos sus visuales, sin embargo muy ruidosos, pero sí note una mayor preocupación por comunicarse con el público, el vocalista nos regaló la primer sonrisa sobre el escenario. Su música podría definirse con dos palabras, electro vintage. La habilidad que el baterista tenía para jugar con el metrónomo fue precisa y valiosamente expresiva, siendo capaz en todo momento de dirigir con autoridad a toda la agrupación. En una parte de su ejecución, el vocalista presentó al público al baterista y al bajista, después de esto, ellos dos comenzaron a comunicarse musicalmente de una forma virtuosa para solear juntos, sin embargo el show se siguió quedando corto, tuvieron un gran “setlist”, en el cual las canciones se acoplaban perfectamente al estado de ánimo y euforia que tenía en ese momento la audiencia, me parece que esta banda coincidió con la fortuna de un horario perfecto para tocar. Todos los músicos se notaban muy cómodos y adaptados al escenario, el vocalista se veía feliz, y creo que eso enriqueció mucho su interpretación vocal. La versatilidad musical se notó cuando el tecladista cambió de instrumento con el bajista, hubo músicos invitados, para cuando tocaron su sencillo “Guapa”, el futbol ya había terminado, la gente gritaba y saltaba, pero las pantallas gigantes ahora proyectaban publicidad de los próximos eventos de tiketmaster.

Daniela Spalla:

Ella tiene una impecable técnica vocal y muy buena dicción a comparación de las bandas antes presentadas, estaba acompañada solo de un guitarrista, así que fue más un show acústico pero con beats de sintetizador, el mensaje de sus canciones se proyectó perfectamente, el público y yo comenzamos a aplaudir al ritmo de la música, creo que su propuesta musical es marcadamente nostálgica, sus composiciones están llenas de hermosas líneas melódicas para la voz, utilizó el valioso recurso de efectos en la voz con procesadores y loops para la instrumentación.

Pocas personas coreaban sus canciones, pero como cinco personas bailaban y coreaban las letras con mucha pasión, sin embargo después de un ratito comenzaron a ver su móvil. Así que mejor fui por otra cerveza y decidí escuchar de lejos, ya que no había nada de interés visual en el escenario, pero el sonido vaya que si era agradable.

Quiero que bailen que la noche es larga y la tarde más, quiero que vayan perdiendo la timidez”, con estas palabras alentó al público para conectarse con ella. En pocas palabras, aburrido, un proyecto valioso y profundo, pero muy lejos y fuera de lugar para un festival así.

Juan Pablo Vega:

Inicio con una entrada espectacular, inmediatamente con un sample de la canción “Azul” De Agustín Lara, los cinco músicos incluido Juan Pablo Vega, vestían una camisa de manga corta a raya de color azul con rojo, esa parte de cuidar su imagen en el escenario me pareció enriquecedora para su interpretación, las pantallas gigantes a los lados del escenario ya no mostraban el futbol ni la publicidad, ahora si funcionaban para lo que deben, para proyectar más de cerca a los músicos. Los visuales corrían por parte del festival, y me parece que estos limitaron mucho la capacidad creativa, la imagen y la individualidad de las bandas con su concepto vintage de pixeles, Juan Pablo Vega tiene una mejor dicción además de una buena técnica vocal, el mensaje se entregó satisfactoriamente, el público coreó y ovacionó desde la primer canción, sin embargo no existió en ningún momento comunicación entre los músicos, el escenario se mantuvo sin movimiento, los músicos se quedaron siempre en su lugar, mostraron versatilidad de ritmos y lo acompañaban músicos de mucha calidad técnica.

A mitad de su presentación adaptaron la canción “El baile y el salón” de café Tacvba a un reggae muy bailable. En un momento del show, el staff corrió hasta la batería para levantar el crash que se venció por un atril mal apretado. Su interpretación se enriqueció mucho con el delay en el sintetizador, creando un ambiente al puro estilo de reggae dub.

Zoviet:

Movimiento, presencia y total entrega en el escenario, buena comunicación y conexión con las personas, la ecualización de la batería era mucho más plana en el escenario pequeño, pero tenía un buen nivel, Zoviet es una banda de weros de la roma, con una imagen de roqueros estereotipo, que roza los límites de lo auténtico, muy buena comunicación entre ellos, muy poca dicción, esta banda si vino a dar lo mejor de sí y a deshacerse en el escenario, tienen una muy notable influencia de nirvana, tanto en su imagen como en su música, el baterista fue muy preciso y siempre se mantuvo a tiempo, la segunda voz que coreaba estaba muy bien afinada, el 70% de las personas que se acercaron al escenario se prendieron con su música, en un momento ambos guitarristas hicieron cambios de guitarra, tal vez para cambiar de afinación.

Este momento no se va a repetir” gritó el vocalista para prender a la banda, el grupo en general tenía buena ecualización y buenos niveles de volumen para todos los instrumentos dejando ligeramente por encima la voz principal. Excelente composición, ensayo, interpretación y maravilloso desenvolvimiento en el escenario, sin embargo nada nuevo, la misma distorsión, riffs y estructuras de canciones ya conocidas. Supieron explotar su “setlist”, fue una buena mezcla de canciones rápidas y lentas que llevo naturalmente de la mano al espectador por los diferentes grados de euforia que demandaba el grupo, algunas líneas melódicas del cantante me hicieron recordar a Jorge Correa, la banda tenía mucha calidad en sus matices, una admirable entrega, hermosa comunicación y hermandad entre sus miembros. Sin embargo muchas personas decidieron esperar en el escenario principal aunque estuviera vacío. Algo que me pareció muy profesional es que aprovechaban los espacios entre canciones para verificar la afinación de su instrumento. Cerraron con un cover de The Beatles (Helter SkelTer), eso me hace pensar que no tienen un sencillo lo suficientemente fuerte para cerrar, Este cantante fue el primero en todo el festival de presentar y darle un lugar a cada miembro de la banda.

Technicolor Fabrics:

Hola nosotros somos Technicolor Fabrics”, con estas palabras abrieron su presentación y comenzaron a tocar, el vocalista posee buena dicción, algo que me llamo mucho la atención es que la batería la ubicaron del lado izquierdo y al frente del escenario, en esta banda los visuales cambiaron y esta vez sí lograron ser distintivos, eran paisajes con mar y gaviotas, no hay mucho que decir, son grandes, tienen mucha experiencia y tienen una gran audiencia, aunque personalmente las canciones son muy similares entre sí.